The Ruin of a Rake - Cat Sebastian

The Ruin of a Rake
Cat Sebastian
Avon Impulse, 2017
The Turner Series #3
Inglés
336 págs
★★★★☆

Sinopsis

Pícaro. Libertino. Calavera. Lord Courtenay ha sido llamado muchas cosas y nunca le ha importado mucho. Pero después de la publicación de una novela salaz supuestamente basada en sus hazañas, se ve excluido de la sociedad. Incapaz de ver a su sobrino, está dispuesto a hacer cualquier cosa para mejorar su reputación, incluso si eso significa pasar tiempo con el hombre más apropiado en Londres.

Julian Medlock ha pasado años convirtiéndose en el epítome del comportamiento correcto. Por lo que a él le importa, si Courtenay se encuentra con el agua hasta el cuello, es su culpa por comportarse tan mal y ser tan irresistible. Pero cuando la hermana de Julian le pide que rehabilite la imagen de Courtenay, Julian se ve obligado a pasar tiempo con el hombre que detesta, y que más desea.

Cuando Courtenay comienza a anhelar un amor que teme que no merece, Julian comienza a comprender cómo el deseo puede llevar a un hombre a abandonar todo sentido de propiedad. Pero tiene secretos que está decidido a guardar, porque si se revela la verdad, arruinaría a todos los que ama. Juntos, deben decidir qué están dispuestos a arriesgar por amor.

Opinión

¿Cat Sebastian podría ser mi nueva autora de romance histórico gay favorita? ¿Y no me importa?

The Ruin of a Rake me gustó mucho más que The Lawrence Browne Affair pero siento que es injusto compararlas porque son diametralmente opuestas. Mientras TLBA fue una historia dulce y no tan complicada en su trama, TRoaR es profunda y está llena de capas y capas.

Esta historia está hecha de apariencias, Julian Medlock se presenta como un personaje odioso en el segundo libro, es pomposo y arrogante y detestable pero en el momento en que leí el primer capítulo quedé fascinada. Es un tipo más amable de lo que lo pintan los otros personajes, bastante complejo y con muchos secretos. Tiene una máscara perfectamente construida en la que ha trabajado por años y no está dispuesto a quitársela. 

Courtenay sigue siendo tan entretenido como en la historia anterior, aunque ya se sabía que a él le importaba mucho su sobrino, ahora podemos ver cuánto. Para poder pasar tiempo a su lado está dispuesto a juntarse con un hombre de detesta (y desea) como a ninguno otro. Es muy interesante ver cada una de las complejidades de este personaje que parece una cosa, pero es otra. Es altruista, leal incluso cuando no debería serlo (despierta, hombre, tu madre es una perra), y apasionado. Y tan triste. De verdad, había veces en que quería llorar por él y no parar nunca.

La atracción entre ambos personajes es de no creer, pero me encantaron sus interacciones, la forma en que “discutían” el uno con el otro. Esta es la clase de personajes que, cuando se juntan, logran desafiarse entre sí para convertirse en algo mejor. Ambos tienen un buen balance en cuanto a personalidad y el desarrollo de su relación es muy realista.

A veces habían situaciones en las que quería golpear a uno o a otro, en especial a Julian porque, um, hello, so rude, pero cuando uno ve el trasfondo de los personajes entiende porqué son cómo son y logra perdonarlos porque se redimen una y otra vez con sus acciones.

De igual forma, esta historia no es sólo de amor romántico, sino de amor filial, ver cómo la hermana de Julian hizo lo que tuvo que hacer por la salud de su hermano y cómo Courtenay estuvo dispuesto a entregar todo lo que era por su sobrino es muy bonito. Me alegró mucho el desenlace de ambas situaciones.

Al final hay una escena en la que se reúnen todos los personajes relevantes de la serie y fue muy hermosa, me alegró mucho ver a Jack y a Oliver, que de otra forma, no habrían aparecido en la historia.

Cat Sebastian es genial. Adoro los personajes que construye, son bastante fáciles de querer y son humanos, que es lo que más me gusta ver. Sus tramas no son tan complejas pero ella las domina con una mano mágica que hace que uno se sorprenda por los giros que da. En sus historias hay de todo para todos y no creo que haya alguien capaz de decepcionarse. 


Sobre la autora

Cat escribe romances históricos llenos de calor y optimismo. Por lo general, tienen lugar en la Regencia, generalmente tienen al menos un personaje principal LGBTQ+ y siempre tienen finales felices. 

Antes de escribir, Cat era abogada y maestra. Le gustan los crucigramas, espantar pájaros, cultivar mal un huerto  y, por supuesto, leer. En la escuela secundaria, sus padres se fueron por una semana, y en lugar de organizar fiestas estridentes, Cat leyó a Middlemarch. Peor aún, Cat recuerda poco de un viaje por Europa porque estaba ocupada leyendo Mansfield Park. Su momento más orgulloso fue cuando se dio cuenta de que sus hijos también se estaban convirtiendo en ratones de biblioteca sin esperanza. Actualmente, sus géneros favoritos son romance, misterio y fantasía.

Cat vive con su esposo, sus tres hijos y su perro en una casa improbablemente pequeña. Después de crecer en el noreste, ahora vive en una parte del sur donde cada cuerpo de agua parece contener caimanes o tiburones, y cada restaurante sirve galletas y salsa. A ella le gustan las galletas, pero no tanto los caimanes.

The Lawrence Browne Affair - Cat Sebastian


The Lawrence Browne Affair
Cat Sebastian
Avon Impulse, 2017
The Turner Series #2
Inglés
336 págs
★★★★☆


Sinopsis

Un conde escondiéndose de su futuro...

Lawrence Browne, el Conde de Radnor, está loco. Al menos, eso es lo que él y la mayoría de la aldea cree. Un científico brillante, se esconde en el desmoronado patrimonio de su familia, no dispuesto a aventurarse en el mundo exterior. Cuando un hombre molesto y guapo llega a Penkellis, afirmando ser el nuevo secretario de Lawrence, su mundo cuidadosamente planeado se pone patas arriba.

Un estafador perseguido por su pasado...

Georgie Turner ha hecho su vida fingiendo ser cualquier persona menos él mismo. Un estafador y tramposo, puede entrar en una identidad más rápido de lo que puede cambiarse de ropa. Pero cuando su conciencia muerta hace mucho tiempo resucita y un asociado peligroso busca sangre, Georgie escapa a las tierras salvajes de Cornwall. Pretender ser secretario debería ser fácil, pero no espera que la única locura que encuentre sea la que siente por el hermoso conde.

¿Pueden encontrar el para siempre en sus vidas desmoronadas?

Desafiando el uno al otro a cada paso, los dos hombres pronto ceden ante el deseo que amenaza con abrumarlos. Pero con un hombre convencido de que está al borde de la locura y el otro ocultando su verdadera identidad, sólo el amor verdadero puede hacer que sea un asunto para recordar.

Opinión

La historia comienza cuando Georgie Turner, estafador empedernido, comete el error de dejar que su consciencia emerja y evita que su actual víctima sea estafada lo que hace que su jefe le ponga precio a su cabeza. Para evitar que su familia sufra por su estupidez, Georgie acepta un trabajo cuya fachada es ser el secretario del loco Conde de Radnor para descifrar si sí está tan demente como los rumores hacen creer. 

En Penkellis, el hogar del conde, descubre a un Lawrence Browne que vive bajo la sombra del pasado desagradable de su padre y hermano. Él mismo cree que su apellido carga con la maldición de la locura y ha hecho de su exterior un exacto ejemplo de los confines erráticos de su personalidad. 

La realidad es que Lawrence es brillante y un poco excéntrico y tan tan sacrificado al punto en que aleja a todos los que lo quieren por temor a hacerles daño con su demencia. Encerrado en su decrepita mansión, se dedica solemnemente a sus invenciones, esperando el día en que la maldición lo consuma por completo. Hay una hermosa contradicción en su personalidad, el hombre que está convencido de su locura pero que a la vez es muy inocente de corazón.

Lawrence se sorprende cuando todos sus intentos por alejar a Georgie no funcionan y termina cediendo a su compañía y a esa extraña atracción que hay entre ambos. 

La historia es muy dulce, Georgie no deja que el exterior andrajoso y errático de Lawrence lo engañe y descubre en él una persona que merece amor y cariño y ABRAZOS!!!! 

Su relación no se compara al amor épico de Jack y Oliver pero estuvo muy cerca.

La trama está muy bien desarrollada pero la verdad es que me hubiera gustado que el conflicto hubiera sido más contundente. Hay una subtrama sobre los pobladores creyendo que Lawrence hace rituales demoníacos y su explicación es hasta graciosa pero no se vio un enfrentamiento explícito. Lo mismo sucede cuando a Georgie se le ocurre la “brillante” idea de robarse el experimento de Lawrence para pagar su deuda y aunque entiendo que desista porque se enamora del hombre, esto era material para que le explotara en la cara. No sé, hay muchos hilos en la historia que de haber sido usados pudieron darle un aire inolvidable, pero comprendí rápidamente que este es un relato de amor, más que otra cosa. 

La autora supo construir una relación muy bonita y les dio contrapeso a ambos personajes, a la vez que encajan, siento que así como Georgie pudo ver que Lawrence no está loco, éste también vio que Georgie es más que su fachada de bribón y ladrón y que ambos quisieran protegerse y amarse me pareció muy bonito.

La introducción de nuevos personajes en esta parte, hace que quiera saltar a la siguiente con los ojos cerrados y Cat Sebastian tiene un estilo de escritura tan fresco que no me importa ceder a mis caprichos de comprar sus libros y abandonar lecturas actuales en favor de leerla a ella.


Sobre la autora

Cat escribe romances históricos llenos de calor y optimismo. Por lo general, tienen lugar en la Regencia, generalmente tienen al menos un personaje principal LGBTQ+ y siempre tienen finales felices. 

Antes de escribir, Cat era abogada y maestra. Le gustan los crucigramas, espantar pájaros, cultivar mal un huerto  y, por supuesto, leer. En la escuela secundaria, sus padres se fueron por una semana, y en lugar de organizar fiestas estridentes, Cat leyó a Middlemarch. Peor aún, Cat recuerda poco de un viaje por Europa porque estaba ocupada leyendo Mansfield Park. Su momento más orgulloso fue cuando se dio cuenta de que sus hijos también se estaban convirtiendo en ratones de biblioteca sin esperanza. Actualmente, sus géneros favoritos son romance, misterio y fantasía.

Cat vive con su esposo, sus tres hijos y su perro en una casa improbablemente pequeña. Después de crecer en el noreste, ahora vive en una parte del sur donde cada cuerpo de agua parece contener caimanes o tiburones, y cada restaurante sirve galletas y salsa. A ella le gustan las galletas, pero no tanto los caimanes.

Laurent and the Beast - K.A. Merikan


Laurent and the Beast
K.A. Merikan
Acerbi & Villani ltd, 2017
Kings of Hell MC #01
Inglés
360 pags.

Sinopsis

Nada puede detener al verdadero amor. Ni el tiempo, ni el mismísimo diablo. 

1805. Laurent: Siervo contratado. Desesperado por escapar de una vida que se está desmoronando. 
2017. Beast: Vicepresidente del Club de Motociclistas Kings of Hell. Sus puños hablan. 

Beast fue desfigurado en un incendio, pero se cubrió la piel con tatuajes para asegurarse de que nadie confunda sus cicatrices con debilidad. El accidente no solo lastimó su cuerpo, sino que también dañó su alma y su autoestima, por lo que se vio envuelto en un capullo de violencia y caos donde nadie puede alcanzarlo. 

Hasta que una noche, encuentra a un joven cubierto de sangre en la casa de su club.

Dulce, inocente y tan hermoso como un ángel caído del cielo, Laurent tira del corazón de Beast. Laurent está tan perdido en el mundo que lo rodea, y es un misterio tan enredado, que Beast no puede evitar dejar que el hombre se abra camino en la piedra que es su corazón. 

En 1805, Laurent no tiene familia, ni medios, y su vista está fallando. Para escapar de una vida de pobreza, usa su belleza, pero eso sólo fracasa y lo lleva a una catástrofe que cambia su vida para siempre. Da un paso hacia el abismo y es transportado al futuro, listo para luchar por una vida que valga la pena vivir.

Lo que no espera en su camino es una pared brutal y áspera de músculo tatuado con un lado tierno que solo Laurent puede tocar. Y, sin embargo, si Laurent alguna vez quiere ganar su libertad, podría tener que arrancar el corazón del hombre que lo cuidó cuando más importó.

Opinión

Es el año 1805 y Laurent Mercier, sirviente de un hombre dueño de una librería, está a punto de embarcarse en su primera experiencia sexual con otro hombre cuando éste se revela como un asesino serial con un apetito por hombres jóvenes a quienes nadie va a extrañar. Laurent termina asesinándolo en su gran mansión y para escapar de un futuro inexistente, porque de seguro lo van a colgar, hace un pacto con el diablo—a cambio de salvarse de la horca e ir a un lugar donde pueda amar a otro hombre sin consecuencias se asegurará de que la Bestia (Beast) esté en esa mansión el día en que cumpla 33 años y que el Rey (King) no muera antes de esa misma fecha. 

Laurent es entonces lanzado al futuro sin que él lo sepa y hacia los brazos de Beast, un hombre marcado físicamente por las tragedias de su pasado. 

Las chispas entre ambos saltan desde el inicio pero Beast se siente indeciso porque no cree que haya un hombre que pueda ver más allá de su exterior grotesco. Y mientras, Laurent lucha por acomodarse al futuro y tratar de cumplir con su pacto lo mejor que puede. 

Tuve dudas antes de leer este libro porque si bien amé Diary of a Teenage Taxidermist, el otro libro de K.A. Merikan que me leí, Road of No Return, me decepcionó mucho. Estas dos autoras pueden encenderme rápido y desinflarme a la misma velocidad.

La trama me pareció muy interesante desde el inicio, al igual que esa ambientación gótica oscura y el desarrollo de la mayoría de los personajes, Laurent es tierno, inteligente y muy cortés y sólo quiere conservar su libertad a todo coste, se niega a estar bajo el yugo de otra persona y ser considerado como una propiedad de nuevo, Knight es un bonachón y me gustó ese toque de obsesión con su historia familiar, le da profundidad a un personaje secundario que de otra forma sólo sería un motociclista de dudosa moralidad obsesionado con el sexo y la depravación. King es un villano odioso, cada vez que aparecía quería meterle una patada por el culo por desgraciado, pero había algo atrayente en él también. 

Creo que mi problema con esta historia—y el por qué no le di 5/5—es Beast

Nunca había conocido a un personaje adulto tan infantil como él. Ese es el mejor adjetivo que se me ocurre para describirlo. Es inseguro, obsesivo y posesivo de forma tóxica y vive constantemente atrapado en su pasado, al punto en que en varias ocasiones deja escapar a Laurent porque no puede superarlo y lo que es peor, culpa a Laurent por eso en vez de aceptar que él está jodido. 

Quise darle una oportunidad (muchas veces) porque tenía la esperanza de que pudiera completar su arco de personaje pero no vi ningún jodido progreso en todo el libro. Se obsesionó con sus tragedias y su apariencia y eso le impide disfrutar de lo que tiene con Laurent, casi todas las discusiones que tuvieron de alguna forma él las achacó a su apariencia y vivía pensando todo el rato que Laurent lo iba a dejar por alguien que no tuviera la cara desfigurada a pesar de que Laurent le mostraba todo el tiempo cuánto disfrutaba estar en su compañía. 

Una de las escenas que menos me gustó fue cuando Laurent le confesó que no estaba seguro de querer llegar hasta el final en el sexo por lo traumatizado que estaba por ese ataque sexual que lo precipitó a hacer su pacto con el diablo y Beast, sabiendo casi desde el principio lo que le pasó, le dio la vuelta a todo el problema y lo hizo sobre él, quejándose de que Laurent lo estaba manipulando y cómo era un jodido por jugar al frío-caliente. Yo todo el rato sólo pensaba “marica, sacá la cabeza del culo”. 

Es mucho lo que puedo soportar en historias, pero esa narrativa de que las parejas de los machos alfa siempre deben estar dispuestas al sexo cuando ellos quieran y la cultura de la vergüenza sexual sobre las mujeres/hombres sexualmente pasivos es pura mierda y la odio. Eso le quitó bastantes puntos a la historia y me da rabia porque la trama es genial y Laurent es un personaje asombroso pero no aguanto al machito herido de Beast. 

Los romances oscuros son interesantes desde un punto de vista prohibido y una moralidad dudosa, pero en lo personal no soporto que los autores utilicen elementos como la homofobia internalizada o la inseguridad por la apariencia física para justificar comportamientos tóxicos en relaciones. Puedo tolerar asesinos, traficantes y hasta secuestradores en este tipo de historias pero me gustaría que los personajes pudieran compartimentalizar mejor sus vidas. Como, “sí, soy un asesino a sueldo pero yo trato a los míos con respeto”. Eso es algo que resentí mucho en Road of No Return y fue algo que encontré también en esta historia. 

La única razón por la que terminé el libro era porque quería saber cómo iba a concluir el lío del pacto con el diablo, pero resentí al patético de Beast (por favor, pónete los pantalones, macho). 

Las autoras tienen una forma de enervarme bastante al tiempo que me emocionan con tramas asombrosas y giros inesperados. Ahora estoy dudando en leerme el segundo libro, pero la atracción que sentí hacía Knight me hace querer aplastar las dudas y lanzarme en su historia. 

Sobre la(s) autora(s)


K.A. Merikan es un equipo de escritoras que tratan de no apestar en eso de la adultez, con cierto éxito. Siempre ansiosas por explorar las aguas turbias de lo extraño y maravilloso, no siguen fórmulas fijas y quieren que cada uno de sus libros sea una sorpresa para aquellos que eligen subirse al paseo.

También tienen algunos romances M/M más dulces, pero se especializan en el lado oscuro, sucio y peligroso del género, lleno de motociclistas, chicos malos, mafiosos y un romance abrasador.

The Poppy War - R.F. Kuang


The Poppy War
R.F. Kuang
Harper Voyager, 2018
The Poppy War #1
Inglés
544 pags
★★★

Sinopsis (no oficial)

Cuando Rin brilló en el Keju, la prueba Imperial para encontrar a los jóvenes más talentosos para aprender en las Academias, fue un shock para todos: para los oficiales de la prueba, que no podían creer que una huérfana de guerra de la Provincia del Gallo pudiera pasar sin hacer trampa; para los guardianes de Rin, que creían que finalmente podrían casarla y promover su empresa criminal; y para Rin misma, quien se dio cuenta de que finalmente estaba libre de la servidumbre y la desesperación que había formado su existencia diaria. Que entrara en Sinegard, la escuela militar más elitista de Nikan, fue aún más sorprendente.

Pero las sorpresas no siempre son buenas.

Porque ser una campesina de piel oscura del sur no es algo fácil en Sinegard. Marcada desde el principio por compañeros de clase rivales por su color, pobreza y género, Rin descubre que posee un poder letal y sobrenatural, una aptitud para el arte casi mítico del chamanismo. Explorando las profundidades de su don con la ayuda de un maestro aparentemente loco y sustancias psicoactivas, Rin descubre que los dioses que durante mucho tiempo creyeron muertos están muy vivos, y que dominar el control sobre esos poderes podría significar más que sólo sobrevivir a la escuela.

Mientras el Imperio Nikara está en paz, la Federación de Mugen todavía acecha en un mar estrecho. La Federación, militarmente avanzada, ocupó a Nikan durante décadas después de la Primera Guerra de la Amapola, y apenas perdió el continente en la Segunda. Y aunque la mayoría de las personas se sienten seguras con sus vidas, algunos son conscientes de que una Tercera Guerra de la Amapola está a sólo una chispa de distancia…

Los poderes chamánicos de Rin pueden ser la única forma de salvar a su gente. Pero a medida que descubre más sobre el dios que la ha elegido, el vengativo Fénix, teme que ganar la guerra pueda costarle la humanidad… y que ya puede ser demasiado tarde.

Opinión

Llegué a esta historia a principios de año con la recomendación de una vlogger—no me pregunten quién, por qué no recuerdo—y me pareció interesante la sinopsis pero dentro de mí pensaba que esto iba a ser como todas las distopias que me había leído antes. 

Qué equivocada que estaba. 

La historia al principio parece relativamente ligera, la sinopsis hace ver como que la Academia va a ser el epicentro de esa primera entrega y si bien es importante lo que ocurre en ella—lo que Rin aprende sobre su país, sus compañeros, su sociedad, su religión y más importante, sobre ella misma—no es el centro. La Academia es sólo una preparación para la historia real y cuando la guerra toca a sus puertas, te das cuenta que esta historia no es algo simple, no es un cuento de hadas, no va a terminar en un felices para siempre. Es un libro brutal, crudo.

Es difícil encasillarlo en un género más allá de la ficción histórica, porque si bien hay ciertos elementos que pueden meterlo dentro del género juvenil—una adolescente, una escuela y una aventura—son sólo los medios para contar algo más grande. El elemento diferenciador, que moldea todo y hace que no quepa en ningún género como tal, es la forma en que se retrata la guerra. 

Y sin embargo, más que una historia de guerra, es una historia de venganza e ira, no hay más forma de describirla.

Hay crudeza y violencia, una brutalidad indescriptible tras las acciones de todos los actores de la historia—Rin, los Cike, La Federación. Creo que lo que más me sorprende es la desensibilización de las partes en la guerra y supongo que eso no debería sorprenderme para nada, porque lo que Kuang trató de hacer—y logró, magníficamente—fue plasmar un conflicto real en el que no hay un verdadero enemigo, sólo orgullo por tu patria y tus ideales. 

En la guerra no hay lados buenos ni lados malos, esos conceptos se desdibujan entre el nacionalismo, los lavados de cerebro y la supervivencia, para transformarse en un “nosotros y ellos”. Al final las únicas víctimas son los inocentes, las personas que no se apuntan a la guerra y sólo quieren vivir su vida en paz. 

Obviamente, si uno mira la historia—la historia real, la de nuestra humanidad—los conflictos bélicos son creados a partir de la ambición, muchas guerras se inician por recursos tan banales como el petróleo o el oro y hay otros que comienzan como una respuesta a regímenes opresores pero con el tiempo y la presión de mantener a flote la resistencia, se desvían y terminan en negocios turbios que también cobran vidas inocentes—tráfico humano, contrabando, narcotráfico. La guerra no es un concepto que puedas medir entre buenos y malos, no si consideras a todos los involucrados como humanos. 

Rara vez hay una guerra en la que los lados sean inocentes o culpables por completo porque inclusos si sus razones para participar de ella son “correctas” o “incorrectas”, los soldados de ambos lados son adoctrinados para defender sus causas. Pelean por ellas y mueren por ellas. 

La guerra no determina quién está en la correcto. La guerra determina quién sobrevive.

Esa fue una de las cosas me más me impresionó con The Poppy War, ves las cosas desde la perspectiva de Rin y odias a la Federación de Mugen por su brutalidad, por atacar inocentes, pero cuando llegas al final de la historia, después de todo lo que los mismos Nikan han hecho, comienzas a cuestionarte quién es el malo en realidad, y si realmente importa. 

A mí me sacudió bastante en mis ideales y pasé mucho tiempo cuestionando la ética humana que ya tenía formada al ponerla dentro del contexto de la guerra y no cómo mera espectadora. ¿Qué hace que las personas se odien las unas a las otras? ¿Vale la pena el orgullo patriótico cuando estas matando a otros humanos? ¿Qué significa siquiera el orgullo patriótico en el gran esquema de las cosas? Tantas preguntas y tan pocas respuestas. Espero que la autora pueda explorar estas inquietudes mías en los siguientes libros, porque si yo me lo pregunto, Rin de seguro también. 

Vale la pena hablar de los personajes, porque están bellamente construidos. La historia es contada desde el punto de vista de Rin, una huérfana de guerra atrapada en un pueblito sureño con un matrimonio pre-arreglado en su futuro. Rin decide que no va a ser más un títere de sus padres adoptivos y comienza a estudiar para el Keju, el examen del Estado que la llevará a Sinegard, una de las escuelas militares más preciadas de todo Nikara, donde no se forman soldados sino generales. Una vez allí, descubre que el Keju es un chiste, un placebo para mantener a los pobres mansos con la idea de que cualquiera puede servir a la patria con honor y que nadie espera realmente que una huérfana pobre sobreviva su primer año. Pero ella es muy testaruda y se propone mostrarles a todos que no es una donnadie. 

No hay una contraparte masculina en el libro, no como tal. Hay un némesis y alguien a quien ella admira profundamente pero todo esto deja de tener importancia una vez llega la guerra, lo que fue muy acertado porque un triángulo amoroso de mucha importancia hubiera arruinado todo. 

En general, los personajes no son en blanco o en negro, sino una gran amalgama de grises, eso hace que sea fácil engancharse con ellos y que Rin cuente la historia es toda una delicia porque su voz salta desde las páginas, sientes su tristeza, su ira.  

Me parece interesante también la crítica subtextual que se hace a la indiferencia de credo. Como agnóstica, para mí es muy difícil comprender qué hace que las personas crean o no en un dios, y siempre me ha parecido gracioso que en vez de concentrarse en hacer el bien en nombre de una “deidad” la mayoría de la gente sólo se dedique a señalar al otro porque es mucho o poco creyente. Hay una hipocresía inmensa en temas religiosos en la actualidad y que la autora eligiera explorar parte de ello en la historia se siente irónico, la verdad. Porque, ¿saben? Ella pudo haber usado la parte mitológica para construir su universo y su trama, pero dejó esa doble moralidad religiosa allí para que la viéramos y la pesáramos en el gran esquema de todo. 

Lo que hace a esta historia tan interesante es que te pone a pensar, no sólo teorizar. Durante gran parte de la historia, mi cabeza estuvo repleta de dudas y teorías que iban cayendo una por una para de sus cenizas formarse unas incluso más locas, al tiempo que se iba entremezclando ese desdibuje de lo “bueno” y lo “malo” y lo que eso le hace a la gente.

Me gusta eso en los libros, el que me hagan pensar y cuestionarme toda la información que dan y que al final me sorprendan. 

Recomiendo mucho esta lectura, me mantuvo al borde las lágrimas, me hizo sentir enferma del estómago y grité demasiado con ella. 

Sobre la autora


R.F. Kuang estudia Historia China Moderna. Tiene un bachiller universitario en Letras de la Universidad Georgetown y actualmente es una estudiante de posgrado en el Reino Unido con una beca Marshall. The Poppy War es su novela debut.


The Soldier's Scoundrel - Cat Sebastian


The Soldier’s Scoundrel
Cat Sebastian
Avon Impulse, 2016
The Turner Series #1
Inglés
352 pags
★★★

Sinopsis

Un sinvergüenza que vive en las sombras

Jack Turner creció en la oscuridad de los barrios bajos de Londres, nacido en una vida de crimen y dispuesto a hacer cualquier cosa para mantener su barriga llena y sus hermanos a salvo. Ahora usa los trucos y artimañas del inframundo para ayudar a aquellos que necesitan el tipo de asistencia que sólo un sinvergüenza puede proporcionar. Su desconfianza hacia la nobleza es profunda y sus servicios no se extienden al magnífico soldado de alto rango que personifica todo lo que Jack nunca será. 

Un soldado no manchado por el vicio

Después del caos de la guerra, Oliver Rivington anhela la previsibilidad segura de la vida de un caballero, que no incluye el combate con un infeliz que no respeta la ley en todo momento. Pero Jack tienta a Oliver como ningún otro hombre lo ha hecho antes. Pronto su anhelo por el criminal sin excusas sólo se compara con el placer que siente Jack al ver cómo se desmorona su elegancia brillante cada vez que están juntos. 

Dos hombres hechos el uno para el otro

Opinión

Les digo, la portada de esta historia es horrorosa, parece algo sacado de un libro de Wattpad del 2014 y casi me di la vuelta cuando la vi pero me dije que esta historia debía tenía que tener algo bueno por ese promedio de calificación en Goodreads (o sea, 4.03 no lo tiene cualquiera) y me lo descargué al Kindle.

A veces me asombro de las buenas decisiones que tomo cuando estoy tan indecisa por algo.

Esta historia es hermosa, esa sinopsis no le hace justicia a la pieza de arte que es. Quedé totalmente enganchada desde el inicio con Jack y su negocio medio turbio y Oliver entrando como Pedro por su casa a exigir que le dijera porqué su hermana le pagó un montón de plata y Jack como “bitch, wtf, no te voy a decir nada, ahora lárgate de mí maldita oficina”. Eso para mí decía peligro de caer enamorado a la vista y no estaba tan equivocada.

Oliver está aburrido de su vida de aristócrata adecuado después de volver de la guerra con una pierna que le duele hasta dormido y salta a la primera oportunidad de acción al reconocer el apellido de una de las clientas de Jack. Él comienza a averiguar por su cuenta, convencido que Jack va a cometer un crimen o algo que perjudique a esta apropiada familia inglesa. Jack, por su cuenta, hace lo suyo al tratar de averiguar quién está chantajeando a esta mujer e inevitablemente vuelve a encontrarse con Oliver, una y otra vez.

Ambos se sienten atraídos por el otro y aunque Jack quiere resistirse a esa lujuria, termina cediendo a ella y durmiendo con Oliver y lo que es peor, sintiendo que se convierte en un camarada—algo contra lo que lucha porque Jack Turner odia a los aristócratas y ese aire de “puedo hacer lo que se me da la gana y salirme con la mía porque soy de una clase social que gobierna el mundo”.

Ese desprecio de Jack por la crème de la crème inglesa se muestra una y otra vez en la historia y me pareció interesante porque si bien no es un secreto que en esa época las familias aristocráticas eran intocables (a no ser que cometieran traición), ese privilegio no es algo que se toque muy seguido en romances históricos; creo que en cierto sentido enriqueció bastante la ambientación. A veces uno se pierde en lo bonito que describen la época, en los modales, la opulencia, las actividades de ocio que ninguno de nosotros se puede permitir y olvida que la brecha social de la pobreza estaba muy marcada, que incluso si tenías dinero te juzgaban si tu árbol genealógico no era “puro” o tu dinero “viejo”. Tener un romance histórico que toque estos temas y lo que es más, que sea contada desde el punto de vista de alguien “insignificante” para la sociedad y que encima trate de desafiar el status-quo es refrescante.

La opinión de Jack no cambia para nada durante todo el libro, pero él aprende con Oliver que no todos los que nacen privilegiados son imbéciles y que hay gente dispuesta a renunciar a sus privilegios en nombre del amor.

Y Oliver, dulce y precioso Oliver, no se deja gobernar por el orgullo, el hecho de que constantemente estaba dispuesto a buscar a Jack para disculparse, aceptar sus errores, su culpa y tratar de hacer las paces hacía que quisiera gritar como loca porque hacía exactamente lo que yo quería que hiciera para que pudiera ser feliz. Oliver es de esos personajes que una vez sabe lo que quiere no sale con medias tintas y lucha por ello con dientes y garras.

El romance de los dos fue totalmente épico, su camaradería dolorosa de ver y el hecho de que había un misterio, un misterio REAL que no era como yo lo había pensado hizo que me enamorara completa y locamente por esta historia. Estoy muy emocionada por leer más cosas de Cat Sebastian porque su estilo de escritura es hermoso.

Sobre la autora


Cat escribe romances históricos llenos de calor y optimismo. Por lo general, tienen lugar en la Regencia, generalmente tienen al menos un personaje principal LGBTQ+ y siempre tienen finales felices. 

Antes de escribir, Cat era abogada y maestra. Le gustan los crucigramas, espantar pájaros, cultivar mal un huerto  y, por supuesto, leer. En la escuela secundaria, sus padres se fueron por una semana, y en lugar de organizar fiestas estridentes, Cat leyó a Middlemarch. Peor aún, Cat recuerda poco de un viaje por Europa porque estaba ocupada leyendo Mansfield Park. Su momento más orgulloso fue cuando se dio cuenta de que sus hijos también se estaban convirtiendo en ratones de biblioteca sin esperanza. Actualmente, sus géneros favoritos son romance, misterio y fantasía.

Cat vive con su esposo, sus tres hijos y su perro en una casa improbablemente pequeña. Después de crecer en el noreste, ahora vive en una parte del sur donde cada cuerpo de agua parece contener caimanes o tiburones, y cada restaurante sirve galletas y salsa. A ella le gustan las galletas, pero no tanto los caimanes.

 
El Beso Carmesí. Blog Design by Ipietoon